Biografía - Chica Sobresalto
SUBIR

Hola soy Maialen,

Chica Sobresalto

Como estoy escribiendo mi propia biografía, no voy a hacerlo en tercera persona porque es raro. Todo el mundo lo piensa pero nadie lo dice.

A los quince años

Hice una canción sin querer, una amiga mía lloró y entonces me di cuenta de que era el juego más divertido al que había jugado nunca.

No me planteaba si eran buenas o malas, no me planteaba subirme a un escenario pero hay algo que no me deja respirar desde que tengo uso de razón, y ese bicho cada vez es más pequeño de canción en canción.

A los diecisiete

Hice mi primer concierto en Pamplona y me prometí a mí misma que nunca más volvería a hacerlo. Me prometo cosas que no cumplo un millón de veces pero como hago lo que me da la gana no pasa nada.

A los dos años decidí hacer el ¡SOBRESALTO!

La verdad es que el proceso fue maravilloso y horrible al mismo tiempo. Hacía cuentas cada día para ahorrar toda la pasta que necesitaba.

De lunes a viernes bailaba con la escoba y el fin de semana con la guitarra. Los lunes podías tropezarte con mis ojeras.

Entre medio conocí a Alén y a todo el equipo de El Dromedario Records. Son una familia para mí, igual que mi banda de amor: Ander Arlegi al bajo, Ibai Sanz a la guitarra, Aritz Legarrea a la batería y Gorka Cia a la guitarra también. Toco con ellos desde que aprendí qué era un jack.

He cantado en

Orfeón Pamplones Juvenil, en 3indarrok Elektrotxaranga, en Biluzik, en un coro gospel… Todo me venía bien, y de todo he aprendido un montón.

Ya empezaban a dolerme los huesos de ir a tocar y volver con menos pasta y cada vez más cansada. Tenía que hacer algo. Las músicas y músicos emergentes nos encontramos con un techo de cristal muy complicado de atravesar. No te dejan tocar porque no te conoce nadie y te sigue sin conocer nadie porque no te dejan tocar.

Apareció el casting de Operación Triunfo

¡Vale Maialen, no has cantado una versión en tu vida, no sabes inglés y bailas como esos monigotes cabezones que se ponían en los salpicaderos en los 90, pero no pierdes nada!

Así que fui. Cante Extremoduro y Madonna en el casting.

Lo más valioso que aprendí ahí dentro es que los prejuicios están para romperlos y que para dormir tranquila lo único que hay que hacer es hacer siempre lo que a ti te salga del alma, lo que el resto piense no es tuyo.

Ahora

Nos encontramos a puntito de empezar a presentaros trocicos de un proyecto que lleva gestándose como cuatro años.

Estoy tan bien rodeada que nada puede salir mal.

Esto no ha hecho más que empezar, solo hago esto por una razón: Cuando este a puntico de morir haré un balance de vida y quiero fliparlo con todo el tiempo que he pasado haciendo música. No he elegido esta profesión, es que no quiero hacer ninguna otra que me robe tiempo de calidad con Lina y Murphy.